La estafa del fin de las mascarillas por Jorge Perales Nieto

La estafa del fin de las mascarillas

Todo comenzó por ese mes de Marzo del pasado año 2020, cuando las élites mundiales iniciaron su plan de destrucción de los valores, que han guiado al mundo desde hace dos mil años. Esos valores de familia y tradición, que poco a poco, lentamente, van borrando de la pizarra que daba color al mundo.

En esos primeros meses de 2020 pusieron en marcha su Agenda 2030, para acabar con el mundo conocido y resetear la economía y los valores con un Nuevo Orden Mundial, que cada día se va implantando, disfrazado de algo bueno y amable, cuando esa es precisamente la estrategia del mal, y del príncipe del mal, que responde al nombre de satanás.

Nos comunicaron por todos los medios, de su supuesta información, que en la calle existía un virus que nos iba a matar a todos. Y algunos ya observamos que el primer método de manipulación es el miedo. Un virus, que ya es conocido que fue creado en un laboratorio para tener la excusa de encerrarnos en nuestras casas.

Además te interesa ver: El ataque que esconde la retirada de mascarillas en interiores (Pinchando en el enlace)

Cuando nuestras casas se convirtieron en nuestra prisión

En aquellos primeros meses el mundo entró en prisión, pero esa cárcel eran nuestros propios domicilios, donde los presos, es decir, todos nosotros, fuimos encarcelados en nuestras propias casas, en las que nosotros pagábamos la factura de nuestra celda.

En ese encierro forzoso y violento, mientras nos distraían aplaudiendo a cierta hora de la tarde, sin saber el motivo, nos aumentaron la factura de la luz, la calefacción, el agua, los alimentos y todos los impuestos, impidiéndonos hasta la propuesta y la protesta, colocándonos de forma obligatoria y agresiva un bozal en nuestras bocas, haciendo imposible el pago de nuestras vidas, convertidas en cárceles sin sentido.

(Pincha en la imagen para más información)

Nos impusieron mascarillas, en interiores, en exteriores, y hasta en los paisajes, y en las montañas, y en los mares que rodean y abrazan todas las costas de nuestra patria. Impidiendo que podamos volar libres y dignos junto a los pájaros. Algunos por quitarnos el bozal y gritar libertad y dignidad recibimos insultos, humillaciones, y algunos hasta multas, por defender todo aquello que nos estaban y están robando, con intención, de que al quitarnos ese trapo, pueda volver a sonreír la felicidad en este mundo sin primavera.

Para que vuelva a reír esa primavera tan querida, y amada, en nuestros corazones. Muchos de nosotros seguimos luchando para que les sea, lo más difícil posible. La implantación de sus planes demoniacos. Llamada Agenda 2030, para evitar que el mal y el odio reinen en este mundo.

La estafa del fin de las mascarillas

Os dirán que esto ya se acaba. Os prometerán de nuevo que el fin del túnel está cerca. Pero paralelamente nos pedirán un pinchazo más. Y un esfuerzo económico más. Para seguir ahogándonos en la miseria.

Os dirán que las mascarillas ya no son obligatorias. Y muchos, como en los últimos días del imperio romano. Bailarán, saltarán y gritarán de alegría. Pero será una vez más la continuación del comienzo de la destrucción total de toda la belleza de vuestro, nuestro mundo. Porque de forma paralela, os dirán, te dirán, que te puedes quitar el trapo de la cara, o de la boca, pero al mismo tiempo dirán que te lo pongas, o te la pongas, en hospitales, en los medios públicos de trasporte, en aviones, en trenes, en metros, en autobuses, en residencias, en colegios, en universidades, en supermercados y todo aquel lugar que se les ocurra, incluso cuando no puedas mantener un metro y medio de distancia, pero seguirán diciendo que ya no son obligatorias, pero si no te la pones cuando ellos quieran, serás multado de nuevo o encarcelado en tu propia casa, para que vuelvas, por la fuerza, a pagar la factura de tu vida, sin sentido.

Jorge Perales Nieto

Satanás, el líder de los narcisistas. Relaciones tóxicas de pareja y psicópatas integrados (Pincha en la imagen para más información)

Un comentario en «La estafa del fin de las mascarillas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.