Jorge Perales Nieto sobre el invierno y la crisis económica

Un invierno infernal

No falla. Ellos generan un problema y luego se ofrecen como los salvadores. Pirómanos y bomberos. Fundadores de guerras y de paz muerta. Las dos caras de una misma moneda. La portada y la contraportada de un mismo libro. Son los de siempre.

Los mensajeros del odio. Los que llevan como lema divide y vencerás. Los Enemigos del pueblo. Odiadores de la dignidad. Mentirosos obsesivos-compulsivos. Defensores de sus maldades. Contrarios a la patria. Y ahora diseñadores de un invierno infernal.

Un invierno infernal: El frío se apodera de nuestro hogar

Hogar, Familia, amor por lo nuestro. Sí, esas cosas nuestras de las tradiciones familiares en un hogar con chimenea en la que todos ríen, juegan y cantan al calor de una lumbre, alrededor de un fuego que llena sus corazones de felicidad y esperanza, para calentarse en las bajas temperaturas de invierno hasta que llegue la tan esperada primavera.

Ahora, en esta muerte vital que vivimos, quieren quitarnos el calor del hogar y de la familia para que ni en nuestras propias casas podamos rezar al Dios verdadero en un solo idioma universal.

Pretenden robarnos el bienestar del hogar para sustituirlo por un invierno infernal para quitarnos nuestra dignidad, nuestra libertad y nuestra integridad en este lugar de la historia en el que nos ha tocado morir para poder vivir en la eternidad.

(Pincha en la imagen para más información)

El invierno infernal será duro, muy duro. Pero como siempre hemos conseguido venceremos el golpe del enemigo, aunque ese enemigo se encuentre dentro de nuestros muros. Ese enemigo que pretende meterse hasta en las chimeneas de nuestros hogares para que no podamos tener ni leña para calentarnos.

Amor en un invierno infernal

Ellos no saben que el amor siempre vence. Se olvidan que con el amor, en este invierno que durará muchos años, venceremos dos veces al enemigo porque acabaremos no solo con toda su potencia, también venceremos todo su odio.

En el invierno duro que nos espera solo nos quedan nuestros corazones indomables. Esos corazones de esperanza que luchan en un invierno sin fin hasta la victoria final.

El amor vence en tiempos difíciles. Solo nos tenemos a nosotros. Y ellos estarán atacando pero el fuego de nuestros corazones, provocará que ellos se congelen en su invierno de hielo.

Después del invierno llega la Primavera

La Primavera, esa estación donde los colores del arcoíris aparecen para recordar al mundo el pacto de Dios con los hombres. Esos colores ardientes de revolución y de justicia social para recuperar los valores y principios de la tradición que nos une a todos los hombres de buena voluntad.

Al final, de esta época de hielo, en la que su cambio climático inventado para acabar con nosotros y con la tradición, venceremos en una Primavera eterna, donde todos sus colores se juntarán en un solo corazón indomable hasta el fin de los tiempos, que desde hace más de dos mil años se convirtió en eternidad.

Jorge Perales Nieto

Satanás, el líder de los narcisistas. Relaciones tóxicas de pareja y psicópatas integrados (Pincha en la imagen para más información)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *